La foto elegida para este post no es casual, sino que quiere significar la situación actual respecto al binomio educación y deporte. Más bien parece una alucinación o utopía lejana en el tiempo, ya que en pleno siglo XXI todavía no podemos decir que haya una integración plena del deporte en los centros educativos.

Cultura deportiva

Desde el punto de vista personal, educarnos desde el inicio y concienciarnos de que el deporte es importante nos convertirá en personas más positivas, responsables, activas y abiertas. La integración grupal será más sencilla porque los escolares tendrán más facilidad para superar sus posibles problemas motrices y se evitará su exclusión. Miraremos el deporte desde una perspectiva de necesidad y no de sacrificio. Una vez que el deporte forme parte necesaria de nuestra concepción personal, obtendremos recompensas de gran magnitud: habilidad (forma física y mental), creatividad, diversión, reto personal, autodisciplina, autoconocimiento, mantenimiento o mejora de la salud, logro (éxito-triunfo), recompensas, aventura y riesgo, deportividad y juego limpio (honestidad), espíritu de sacrificio, perseverancia, autodominio, reconocimiento y respeto (imagen social), participación lúdica, humildad, obediencia, autorrealización, autoexpresión, imparcialidad.

Desde el punto de vista cultural existirá una aceptación y respeto mutuo de sexos, orígenes y modos de vida diferentes. La discriminación sexual irá desapareciendo de un modo concomitante con el aumento de la práctica deportiva. Habrá un mayor interés por entender, comprender e integrarse en grupos distintos a nuestro origen. Disminuirán los guetos de exclusión social y predominará la confraternización. Existe una relación obvia entre la venta de mallas deportivas mujer y la proliferación de la práctica deportiva en la sociedad.

Sociedad y deporte

Desde el punto de vista social tendremos una comunidad más receptiva y tolerante a la diversidad de personas, razas y criterios. La educación física nos habrá inculcado valores como: participación de todos, respeto a los demás, cooperación, relación social, amistad, pertenencia a un grupo, competitividad, trabajo en equipo, expresión de sentimientos, responsabilidad social, convivencia, lucha por la igualdad, compañerismo, justicia, preocupación por los demás, cohesión de grupo. Inherentemente la juventud estará más concienciada, valorará más la salud, bienestar y solidaridad. Estará más preparada para las adversidades futuras (deporte es superación) apartándose de ciertos caminos (drogas y alcohol) de los que es difícil salir. Al ser mayor la confianza personal, disminuirá el rechazo a lo nuevo entendido como competencia y amenaza de nuestro futuro. Habremos conseguido una sociedad armoniosa que sabrá disfrutar de los placeres de la vida en mayor sintonía consigo misma y con el medio ambiente.

Economía y deporte

Desde el punto de vista económico y siguiendo el planteamiento trivial de cualquier gobierno, la sociedad es traducida a números y costes. En este sentido tendremos una comunidad con una tasa muy baja de fumadores. También es sabido que la actividad física ayuda a normalizar la tolerancia a la glucosa, disminuye el riesgo de mortalidad cardiaca, mejora la capacidad de utilización de los ácidos grasos libres durante el ejercicio, aumenta la liberación de endorfinas, aumenta el metabolismo, lo que resulta beneficioso desde el punto de vista nutricional, contrarresta la obesidad y contrarresta la osteoporosis, entre otros. Todo esto se traduce en un ahorro de costes imposible de estimar y vinculado directamente a una disminución drástica de enfermedades pulmonares y cardiovasculares que generan grandes costes a nuestro sistema de salud. Tendremos una sociedad más sana, con mejor calidad y esperanza de vida.

Medicina y deporte

Desde el punto de vista médico por qué no se introduce en la formación de estos profesionales el conocimiento de la alimentación sana y el deporte como medios y técnicas de curación, sobre todo enfocados a numerosos cuadros personales (tristeza o soledad) que desembocan en enfermedades propias del desarrollo industrial y económico (estrés, depresión o ansiedad). Disminuirá el consumo de medicamentos acompañando a las prescripciones médicas las pautas naturales de curación.

Nutrición y deporte son un binomio eficaz para que la obesidad infantil, en alarmante crecimiento, empiece a disminuir hasta rangos aceptables. La masificación urbana ha eliminado mucha zona verde de juego y esparcimiento, impidiendo que l@s peques se realicen como infantes. Los parques son escasos y alejados para una gran parte de la población.

Instalaciones deportivas en los centros educativos

En la década de los 60 y 70, la educación física en los primeros cursos escolares era normalmente asumida por personal docente de otras materias que adquiría la asignatura de educación física como una obligación más de sus funciones dentro del colegio en el que daban clase. Esto suponía una falta de interés y de orientación adecuada hacia el deporte en la fase más importante de nuestras vidas. Si el instructor no está formado, no podrá enseñar ni inculcar los principales conceptos y valores de su materia al alumnado que lidera. Mayoritariamente la educación física era una hora libre de recreo y evasión que era acogida con alegría para hacer lo que nos diera la gana.

La apuesta deportiva en la obligación curricular sigue siendo insuficiente. Es cierto que se contrata personal con titulación universitaria (salvo en cierto tipo de centros), pero los escasos recursos económicos dedicados a esta materia se traducen en medios limitados.

Instalaciones deportivas en centros de educación primaria

Habitualmente comparten instalaciones con el siguiente grupo, institutos o colegios. Sin embargo el acceso del alumnado de educación primaria a las instalaciones deportivas es más complicado de lo que desearíamos. Sabiendo que nos dará personas más capaces en el futuro, las instalaciones deberían gestionarse de modo óptimo para garantizar el acceso y disfrute en los diferentes rangos de edad. Familiarizarse con el deporte a edades tempranas tendrá una pregnancia en los hábitos de vida que, en la mayoría de los casos, implicará el mantenimiento de alguna actividad deportiva durante muchos años, con los consiguientes beneficios que conllevará.

Instalaciones deportivas en institutos públicos

Es en la fase intermedia, la adolescencia, donde la laguna es más grande no existiendo ofertas atractivas para la juventud que no supongan un coste añadido difícil de asumir por el alumnado. Pocos centros tienen habilitado un gimnasio decente y en caso de tenerlo, no suele estar abierto para uso libre del alumnado sino que se restringe a las clases de educación física. Suelen ser espacios que se han ido habilitando dentro de los centros educativos mediante obras posteriores a la construcción del centro. Normalmente son obras costosas y el equipamiento suele ser mínimo o casi nulo. Si se gestionaran mejor los recursos, las obras saldrían a precio razonable en vez de inflar los bolsillos de chupópteros, y por ende quedaría dinero para equiparlos adecuadamente.

Instalaciones deportivas en universidades

En la fase universitaria también se ha mejorado ofreciendo la posibilidad de gimnasio dentro de los campus o concertando con empresas del ramo los servicios necesarios para que los estudiantes puedan realizar actividades deportivas en centros concertados a un coste asequible. Instalaciones deportivas dentro del campus añaden valor a la universidad para ser elegida como centro donde cursar la carrera. Sin embargo, esta mejora no es suficiente. Nos hartamos de entrar en foros de estudiantes con muchos hilos de conversación motivados por la falta de instalaciones deportivas adecuadas en sus universidades.

Apostar por el deporte

Teniendo en cuenta que está comprobado el aumento del rendimiento académico con la práctica del deporte, es absolutamente incompresible la ausencia de apuesta seria por el deporte en España. No acabamos de dar ese salto cuantitativo y cualitativo en instalaciones gratuitas al alcance de cualquier estudiante en todas las fases académicas. Facilitar el acceso al deporte es, además de necesario, esencial para mejorar su rendimiento personal y educativo.