La mayor parte de este valioso contenido está sacado del libro “Introducción a la Medicina y Ciencias del Deporte II”. Ya está publicado el volumen III, que por supuesto también hemos adquirido. Es importante que entiendas que no te estamos recomendando ningún libro. Sencillamente lo mencionamos porque apreciamos los contenidos de valor.

Este post es muy importante. Léelo hasta el final porque te informamos de los 3 episodios más relevantes que puedes sufrir durante la práctica del deporte en días calurosos.

Los exponemos de mayor a menor gravedad.

Golpe de Calor Síntomas

Es la entidad patológica más grave de las acaecidas por exposición al calor ambiental. Ocurre un agotamiento del mecanismo de la sudoración. Hay que considerarlo como una urgencia extrema. La mortalidad puede alcanzar el 70%.

El cuadro se caracteriza por un trastorno de la conciencia con anhidrosis. La temperatura rectal puede ser mayor de 41ºC. El aumento térmico provoca la desnaturalización de proteínas y enzimas, alteraciones de los fosfolípidos de membrana, desacoplamiento de la fosforilación oxidativa y destrucción de mitocondrias.

Suele afectar a jóvenes no entrenados o poco aclimatados como consecuencia de la realización de un ejercicio intenso. Para su aparición no siempre es necesario que se den temperaturas ambientales excesivamente elevadas. La humedad elevada y la escasa velocidad del viento pueden precipitarlo.

Sudoración Excesiva

La sudoración se dispara. Cuando esto sucede y al poco tiempo después nuestra piel se seca, es un síntoma específico del golpe de calor.

Temperatura excesiva

El cuerpo experimenta una subida de temperatura inusualmente alta, sobre 40 ºC, y es acompañada con un cambio del tono de la piel.

Enrojecimiento de la piel

Nuestra piel se enrojece de modo inusual a la vez que se seca. Es lo que comentábamos de que cuando el sudor se corta podemos estar ante un golpe de calor.

Aumento del Ritmo Cardíaco y Respiración Descontrolada

Nuestra respiración se acelera alarmantemente y nuestros latidos se disparan.

Dolor de Cabeza

El dolor de cabeza va aumentando gradualmente. No es un dolor de cabeza normal. Llega a ser de una intensidad tal que parece que nuestra cabeza nos va a estallar. Es como un dolor palpitante, pulsátil, que aumenta y disminuye por pulsos.

Alteración de la Conciencia y Desorientación

La alteración del estado mental puede llegar a provocar una confusión generalizada.

Mareo

Los mareos son otro síntoma del golpe de calor. Esa sensación de debilidad y atontamiento que produce nuestro desvanecimiento. Antes de caernos es como si todo girara a nuestro alrededor.

Náuseas y Vómitos

Puedes sentir un malestar estomacal y reflujos superlativos que derivan en vómitos.

Como Actuar ante un Golpe de Calor

Hay que tener en cuenta que, si se está realizando ejercicio intenso durante un tiempo prolongado, algunas variables de nuestro organismo habrán cambiado. Nuestro ritmo cardíaco se habrá acelerado. Nuestra respiración será igualmente más rápida. Entonces, cómo diferenciar si el ritmo cardíaco es propio del deporte que estamos realizando o es debido a un golpe de calor. La respuesta está en el resto de síntomas. Aunque algunos escenarios son normales cuando se realiza un deporte, hay que diferenciar las intensidades.

Por ejemplo, si la respiración agitada y la aceleración cardíaca van seguidas de mareos, aunque estos sean leves, interrumpir la actividad física e hidratarnos. A poder ser, buscaremos un lugar fresco y no dudemos en pedir ayuda. No siempre tenemos la ayuda de un profesional a mano, por tanto es imprescindible llevar nuestro teléfono móvil.

Ante la duda, siempre es conveniente recurrir a la opinión de un profesional. Llamar al número de emergencias nos pondrá en contacto con un médico. Este nos hará una serie de preguntas encaminadas a obtener un diagnóstico fiable de lo que nos está sucediendo. Ten bien presente cuál es el número de emergencias del lugar donde estás, 911, 112 o cualquier otro.

Efectos Golpe de Calor

La clínica del golpe de calor viene determinada por el grado de manifestación del cuadro multisistémico que puede ocasionar:

Alteraciones Mentales y Neurológicas: agitación, desorientación e incluso psicosis. Puede progresar a estupor o coma. Pueden existir anomalías pupilares y reflejo cutáneo plantar en extensión. También se observan posturas de decorticación, hemiparesia o incontinencia rectal. Una complicación frecuente son las convulsiones, en cuyo caso el aumento de la generación endógena de calor dificultará el manejo del problema. Las células de Punkinje son muy sensibles al calor y su afectación puede condicionar la persistencia de secuelas con ataxia o disartria.

Alteraciones Cardiocirculatorias: el gasto cardíaco disminuido por la deshidratación puede condicionar la aparición de cianosis y aumentar la taquicardia y la hipotensión. El electrocardiograma puede registrar un trazado con inversión de la onda T e infradesnivelación del segmento S-T. pueden existir también arritmias supraventriculares y trastornos de la conducción intraventricular. La fibrilación ventricular se manifiesta como la primera causa de muerte en fases tempranas de la enfermedad.

Alteraciones Hematológicas: consistentes en síndrome purpúrico y hemorragias hísticas. Se registran valores analíticos de trombopenia y alargamiento del tiempo de Quick y cefalina. A medida que aumenta la gravedad puede aparecer fibrinolisis y coagulación intravascular diseminada.

Alteraciones Hidroelectrolíticas: hipopotasemia, aunque si existe lisis celular importante, puede aparecer hiperpotasemia. Sodio corporal disminuido con normonatremia. Ligera hipofosfatemia. La hipocalcemia puede instaurarse a los 2 ó 5 días, siendo probable detectar a las 2 ó 3 semanas hipercalcemia por estimulación secundaria de la parathormona.

Alteraciones del Equilibrio Ácido-Base: cursan con alcalosis respiratoria seguida de acidosis metabólica como consecuencia del incremento del ácido láctico. Para hacer una correcta interpretación de los datos gasométricos es necesario considerar que la elevación en 1ºC de la temperatura determina una reducción del pH en 0,015 y aumento de la pCO2 en un 4,4% y la pO2 en un 7%.

Insuficiencia Renal Aguda: es debida al daño que produce la propia hipertermia, además del efecto provocado por la hipovolemia y la mioglobinuria secundaria a rabdomiólisis.

Afección Hepática: cursa con ictericia y afectación de las transaminasas.

Pancreatitis: el aumento de amilasas es considerado como signo de mal pronóstico.

Alteraciones pulmonares: sus manifestaciones son compatibles con el síndrome del distrés respiratorio del adulto.

Rabdomiólisis: manifestándose con aumento de la CPK (creatinfosfocinasa).

La práctica del ejercicio físico procurando evitar una exposición intensa y muy prolongada al sol y la humedad ambiental, además de una buena hidratación son pilares básicos para evitar la instauración del golpe de calor. El reconocimiento rápido y enfriamiento precoz será necesario para evitar complicaciones.

El manejo urgente adecuado consistirá en apartar al individuo afectado de la luz solar directa, quitarle la ropa, humidificar a superficie corporal y realizar abanicamiento para renovar el aire y fomentar la evaporación.

Causas del Golpe de Calor

Lo que exponemos a continuación no son más que una serie de factores que pueden actuar como agentes facilitadores en la aparición de un golpe de calor. El grado del riesgo dependerá de la acumulación de factores. Por tanto cuantos más factores existan, más precauciones debemos de tomar.

Los procesos que pueden favorecer la aparición de problemas por el calor ambiental los relacionamos a continuación:

Enfermedades que disminuyen la sudoración o vasodilatación: diabetes mellitus, insuficiencia pulmonar o renal crónica, dermatopatías.

Enfermedades que aumentan la generación de calor: hipertiroidismo, feocromocitoma, enfermedad de Parkinson, epilepsia.

Fármacos que dificultan la respuesta de adaptación: anticolinérgicos y fenotiazinas, litio, antidepresivos tricíclicos, antihistamínicos, anfetaminas, sedantes, LSD, diuréticos, alcohol, narcóticos.

La falta de aclimatación al calor es una consecuencia provocada en casos de estrés térmico. Mientras esta situación puede ser tolerada por algunas personas, otras sin embargo sufren daños importantes.

Esta falta de aclimatación impide la termorregulación adecuada por parte del organismo, es decir, la producción del sudor. Por tanto, una carencia de líquidos favorece la falta de aclimatación y viceversa.

Como Prevenir el Golpe de Calor

Cuando una persona tiene dificultades de aclimatación al calor, ha de practicar dicha aclimatación.

El modo adecuado es entrenar poco tiempo el primer día de calor, y no subir los tiempos hasta pasados 4 días de entrenos con calor.

Luego gradualmente ir aumentando el 10% del total del tiempo practicado el día anterior. A los 14 días habremos duplicado nuestro tiempo de entreno en días de calor.

Muy importante, no olvidar la hidratación continua y observar cómo va respondiendo nuestro organismo con la termorregulación a través del sudor.

Estas sencillas pautas no solo sirven para prevenir el golpe de calor, sino también para los dos siguientes episodios, también peligrosos.

Agotamiento por Calor

Se produce después de un tiempo de estar sometido a estrés por calor y es debido a ineficacia en las respuestas cardiovasculares a las temperaturas externas muy elevadas y a depleción de agua o sal, o más frecuentemente a la conjunción de esos factores. Puede precipitarse en personas de edad avanzada que están tomando diuréticos. Es particularmente frecuente en los casos en los que se hace ejercicio en estrés térmico sin una buena aclimatación o con una hidratación inapropiada.

La depleción de agua por excesiva sudoración y su falta de reposición puede ocasionar una deshidratación hipertónica. Las manifestaciones que aparecen suelen ser sed intensa, fatiga, debilidad, ansiedad y trastorno de la capacidad de juicio. Se puede llegar a agitación, pérdida de la coordinación muscular, conducta psicótica, delirio y coma. También es posible que aparezca hiperventilación con parestesias y tetania.

La temperatura puede estar en torno a los 38-39 ºC. Puede conservarse la sudoración.

Si no se instaura el tratamiento adecuado, puede aparecer el golpe de calor.

La depleción de sal da origen a un cuadro clínico parecido a los calambres musculares por calor, pero más grave al aparecer manifestaciones sistémicas. Suele darse en sujetos no aclimatados. El cuadro se acompaña de debilidad, fatiga, cefalea frontal, vértigo, piel pálida y húmeda, hipotensión y taquicardia. No suele existir fiebre.

Como Evitar el Agotamiento por Calor

Practicando el ejercicio físico en horas tempranas de la mañana en las que la temperatura y la humedad son menores.

Adecuada hidratación en la realización del ejercicio.

No realizar sobreesfuerzos innecesarios.

Evitar el consumo de alcohol antes del ejercicio.

Garantizando una adecuada concentración de electrolitos y aportando, en su caso, las cantidades precisas.

Se trata colocando al individuo en ambiente fresco. Pueden aplicarse compresas húmedas y frías con la finalidad de disminuir la temperatura central a 38 ºC. puede ser útil la aplicación de masaje en las extremidades para mejorar el flujo sanguíneo del centro a la periferia. Puede ser precisa la administración por vía intravenosa de líquidos para corregir el déficit de sal o de agua.

Calambres por Calor

Practicando el ejercicio físico en horas tempranas de la mañana en las que la temperatura y la humedad son menores.

Adecuada hidratación en la realización del ejercicio.

No realizar sobreesfuerzos innecesarios.

Evitar el consumo de alcohol antes del ejercicio.

Garantizando una adecuada concentración de electrolitos y aportando, en su caso, las cantidades precisas.

Se trata colocando al individuo en ambiente fresco. Pueden aplicarse compresas húmedas y frías con la finalidad de disminuir la temperatura central a 38 ºC. puede ser útil la aplicación de masaje en las extremidades para mejorar el flujo sanguíneo del centro a la periferia. Puede ser precisa la administración por vía intravenosa de líquidos para corregir el déficit de sal o de agua.

Que Hacer en casos de Calambre por Calor

Los calambres musculares mejoran tras la ingesta de agua con cloruro de sodio a la administración de solución salina intravenosa. Se ha de evitar la ingesta de sal sin una cantidad de líquidos suficiente.

En aquellos individuos propensos a sufrir calambres musculares podrán prevenirse sustituyendo la pérdida de líquido ocasionada por el sudor con una solución que contenga media cuchara pequeña de sal por litro de agua.